Según las necesidades de tu proyecto, es necesario determinar el tipo de bomba de agua que requieres. Aunque estos sistemas de bombeo tienen una función en común: bombear, hay sistemas eléctricos y los que funcionan con gasolina.

Ambos tienen ventajas, pero cada uno es adecuado para usos específicos, por eso te compartimos algunas diferencias básicas para que no inicies tu proyecto en blanco.

Eléctrico vs. Gasolina

Las bombas de agua alimentadas con electricidad se usan en interiores. La mayoría opera en 120V y se puede enchufar a cualquier toma estándar. Algunos pueden ser bombas de 230V, sin embargo, que requerirán soporte eléctrico adicional.

Estas bombas de agua eléctricas, suelen ser menos potentes que los modelos de bombas de gasolina. Sin embargo, no requieren tanto mantenimiento y no requieren cambios de aceite.

Por su parte, las bombas de agua de gasolina al no estar limitadas por cables y enchufes son la solución perfecta para trabajos al aire libre. También tienden a ofrecer un GPM más alto que sus homólogos eléctricos.

Sin embargo, estas bombas no se pueden usar en el interior debido a las emisiones de monóxido de carbono.